El patio central de la Casa de Pilatos

Antonio Jesús Boje Priego:

La Casa de Pilatos puede ser considerada como prototipo de palacio andaluz, en el que se aglutinan diversos estilos artísticos. Se empezó a construir a finales del siglo XV por iniciativa de Pedro Enríquez, Adelantado Mayor de Andalucía, y su esposa Catalina de Ribera.

Tras un viaje a Jerusalem en 1519 el hijo de ambos, Fadrique Enríquez de Ribera, llevó a cabo una serie de reformas que el ideario popular otorgó a la idea de que copió la estructura de la casa del pretorio Poncio Pilatos, lo que le daría su nombre actual. Otro posible origen de este nombre, es que en Sevilla se celebraba un Via Crucis, que se iniciaba en la puerta del edificio y terminaba en el Templete de la Cruz del Campo. Este Via Crucis seguía los pasos de la Pasión de Cristo y como fue juzgado en la Casa de Poncio Pilatos, la gente comenzó a llamar al edifico la Casa de Pilatos.

Este edificio cuenta con un importante patrimonio arqueológico y artístico en su interior, del que vamos a destacar el patio principal, que es el que se puede ver en la foto, datada en 1853.

En el patio central de la Casa de Pilatos es donde vemos con mayor claridad la mezcla de estilos artísticos, existiendo elementos góticos, mudéjares, renacentistas y románticos. En su origen era un patio rectangular con pórticos solo en sus lados cortos, pero tras la reforma de Fadrique Enríquez de Ribera se amplia, toma forma cuadrangular y se portica por sus cuatro lados.

A Fadrique, le hereda, en 1539, su sobrino Per Afán, quien enriqueció sus esquinas con las cuatro piezas principales de su colección escultórica, que representan a Pala Pacífica, a Palas Atenea, a Danzarina y a Faustina Minor, esposa del Emperador Marco Aurelio. Además dispuso en su derredor una galería de bustos de personajes de la Antigüedad.

Ya en el s. XIX, se introducen novedades al gusto romántico, como la apertura de un acceso en su centro, la sustitución del suelo de barro por mármol y la colocación de nuevos ajimeces pseudo-nazaritas.

 Podrás conocer este rincón de la Casa Pilatos y el resto de sus dependencias con nuestra visita nocturna.